La cocinera cubana y la tentacion que olía a trufa

                  A Sonia un día el diablo vino a verla. Un millonario (“un capitalista de la cabeza a los pies”, cuenta ella) se alojó en la habitación de su casa reservada a turistas. Desde el principio le extrañó que en vez de brujulear por las noches, como la mayoría de los viajeros solos, prefiriera quedarse cenando con ella. Aprovechaba entonces para pedirle detalles de sus recetas, paladear sus zumos, descubrir si la fama de buena cocinera que la precedía, era cierta.

DSC_0457                 Un día, cuando le quedaba una semana para marcharse, le contó la verdad. Pensaba abrir un restaurante caribeño en Roma y estaba buscando chef. No quería un cocinero de escuela, sino una cubana con talento, que llevara delantales con aguacates dibujados y tuviera una cotorra cantando en la terraza. Y Sonia se miró los tomates de su delantal, que quizás también valieran,  y le echó una ojeada azorada a la cotorra, o mejor dicho al bulto de plumas con una sola pata que dormía en la jaula. Y oyó a medias algo de ganar una fortuna, y tener un apartamento en Roma y de que los papeles no eran un problema porque él se iba a encargar de todo…… No tendría que “inventar” más. Ni estrecheces, ni autoestop, ni mercado negro, ni estraperlo, ni odas al comandante, ni sujetadores de segunda mano, ni socialismo…. No tendría que teñirse más el pelo con agua oxigenada, podría ir al teatro, comer chocolate todos los días, coger un taxi. Durante toda la semana se imaginó en los probadores de los grandes almacenes, mandando largas cartas un poco condescendientes y piadosas a los que se habían quedado en la isla. Soñó todo lo que tenía que soñar y después le dijo que no. Y por su voz, y por su aspecto, y porque balbuceaba algo de que quería quedarse con su marido, y porque estaba llorando cuando se lo dijo, parecía la escena de una telenovela barata. Pero no lo era.

                        Un mes después de marcharse el empresario, le llegaron dos cajas de bombones y una tarjeta con un número de teléfono. Se las comió de un par de sentadas, pero no telefoneó.Semanas después, la vecina la avisó de que había una conferencia para ella. Desde el otro lado de la línea, el hombre, que ella imaginaba, quién sabe por qué, vestido de frac, le preguntó si le habían llegado los chocolates. “Ni los abrí”, respondió ella. Y los dos se echaron a reír por la mentiraMIRIAM MÁRQUEZ

Ponnos a viajar:

Anuncios

15 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

15 Respuestas a “La cocinera cubana y la tentacion que olía a trufa

  1. Todavía existen lugares en los que los valores y los principios “valen” más que el dinero y, paradójicamente, suele ser donde más escasea el dinero.
    Genial Miriam

    • miriammarias

      Hola Javier. Sí, Sonia me contó que se acordaba casi todos los días de aquella propuesta y que, cuando se enfadaba, pensaba a veces que se había equivocado, pero nunca le duraba demasiado. También hay que tener en cuenta que ella podía alojar turistas y llevaba una vida bastante desahogada para lo que es Cuba. Abrazos.

  2. x25s0

    Yo creo que se quedó porque lo que tenía era mejor.

    Siempre he pensado que el dinero no es un problema. Si todos los problemas del mundo se resolvieran con dinero, no habría problemas.

    Las 4 historias son fantásticas, de verdad. Felicidades.

  3. ¡Hola! Esta historia me encantó. Nada, un descubrimiento tu blog, voy a seguir leyendo a ver con qué más me sorprendes, periodista.

    Un saludo. ^_^

  4. miriammarias

    Oye, mándame al Robin ese que describes en tu blog. 😉

  5. Yo creo que se quedó porque prefirió no desarraigarse. La tentación fue muy fuerte, es innegable, pero decidió vivir peor siendo fiel a su tierra y a sus antepasados que ir en busca de un Dorado donde, seguramente, tendría que haber renegado de todo.

    Y al fin y al cabo… ¿De qué le sirve al hombre ganar todo un mundo si pierde su alma?.

    Salud y Amistad

  6. miriammarias

    Hola Chouan,
    Me encanta esa palabra, ALMA. Y no en el sentido religioso, sino como la usas tú.

    • Ummmm…. ¿Como la uso yo?. Pero si el título de mi blog y de mi pseudónimo lo tomo del nombre que usaban los habitantes de Bretaña que se levantaron contra la Convención Francesa en 1793. De hecho Chouan es una onomatopeya que nace de la imitación del grito de la lechuza.

      Salud y Amistad

  7. miriammarias

    Hola Chouán. Me he dado un paseo por tu blog más a fondo y veo que sabes un montón de historia. Saludos.

    • Algo sé, pero es mucho más lo que ignoro.

      De todas formas decía un pensador marxista cuyo nombre no recuerdo que “la historia o era propaganda o era distracción de ociosos”.

      Me gusta la historia contemporánea y procuro sacar a relucir cosas que permanecen oscuras u ocultas y desconocidas por el gran público. No obstante también puedo meter la pata.

      Mi blog tiene la intención de hacer crítica literaria dando a conocer lecturas poco conocidas o una visión diferente de las obras sobradamente conocidas (en este sentido le recomiendo la lectura de “Dos Reos Literarios”), también tiene la intención de hacer crítica política poniendo de manifiesto las graves contradicciones en las que incurren los dirigentes y mandatarios que nos malgobiernan y también contar alguna que otra historia poco conocida.

      De todas formas agradezco su opinión tan favorable sobre mi blog que no creo merecer, pero que denotan que el blog es de su agrado.

      Salud y Amistad

  8. Bonita historia de amor entre la mujer y su país. Tengo una amiga allí y estoy seguro que respondería lo mismo y de la misma manera, con lágrimas en los ojos.
    saludos

  9. miriammarias

    Bien por tu amiga y muchas gracias a tí, Emule. Es un placer tu visita.

  10. Celia30

    Qué preciosidad. Me ha recordado a un relato de Isabel Allende.

  11. Luis Velez De Guevara

    Lo triste de la historia es que su protagonista, Sonia, casi seguro que nunca la ha podido leer. En dictaduras como la cubana la prensa libre es una utopia y que una cocinera tenga conexión a internet también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s